Síndrome de Smith-Lemli-Opitz (SLO)

El Síndrome de Smith-Lemli-Opitz (SLO),  es un transtorno autosómico recesivo caracterizado por múltiples malformaciones. Su incidencia en Estados Unidos se ha estimado en torno a 1/20.000-1/40.000 recién nacidos, lo que le convierte en la tercera enfermedad autosómica recesiva más frecuente en ese país, tras la fibrosis quística y la fenilcetonuria.

 Las principales manifestaciones clínicas son anomalías faciales, retraso mental, trastorno del crecimiento pre y postnatal y alteraciones en los genitales externos en varones, existiendo múltiples malformaciones menores asociadas,  describieron unos niveles extremadamente bajos de colesterol y un aumento de sus precursores en los pacientes con este síndrome, postulando un defecto en la biosíntesis de colesterol como causa de esta enfermedad. Se han detectado niveles bajos de colesterol en el líquido amniótico de embarazadas con fetos afectos, por lo que esta técnica puede ser útil para la detección prenatal precoz.

Presentamos el caso de un niño, que presenta las anomalías clínicas características del síndrome de SLO y en el que se ha podido demostrar el defecto bioquímico descrito.

 Observación clínica

Varón,  segundo hijo de padres no consanguíneos sanos, sin antecedentes de abortos previos, y con una hermana sana; nacido tras un embarazo que cursó normal hasta el tercer trimestre en que se detectó un crecimiento fetal retrasado. El parto fue eutócico, a las 37 semanas de gestación, no precisando reanimación. Test de Apgar 9/10.

 En la exploración física al nacimiento presentaba un peso de 1.950 g (por debajo del p10 para  su Edad Gestacional), talla de 42,5 cm (en percentil 10) y perímetro cefálico de 28,5 cm (muy por debajo del percentil 10). Tenía un fenotipo muy peculiar, con microcefalia, frente estrecha, ptosis palpebral bilateral, epicantus, narinas antevertidas, paladar ojival con bordes alveolares maxilares anchos, micrognatia con boca de pez y úvula bífida. En las extremidades se apreciaba sindactilia del 2º y 3er dedos de ambos pies  y dedo supernumerario en mano derecha. En los genitales externos presentaba hipospadias severo a nivel de rafe medio con micropene y criptorquidia bilateral. Se apreciaba también una hipotonía generalizada severa desde el nacimiento con ROT normales, así como un transtorno en la succión y deglución.

 Pruebas complementarias

Se realizaron hemograma y bioquímica habituales que mostraba unos niveles muy bajos de colesterol de forma mantenida (Colesterol Total , HDL y LDL), con el resto de los parámetros normales. El cariotipo fue 46 XY, comprobado por bandas G y Q.

 Estudio endocrinológico: La determinación de cortisol libre urinario, testosterona, estradiol, sulfato de hidroepiandrosterona, androstendiona, 17-OH progesterona, 11-deoxicortisol, renina y aldosterona fue normal descartándose alteraciones en el eje hipotálamo-hipofisario-gonadal e hipotálamo-hipofisariosuprarrenal. El estudio tiroideo mostró unos niveles de T4 normales con elevación de TSH y test de TRH alterado. La gammagrafía tiroidea evidenció agenesia del lóbulo tiroideo izquierdo e hipoplasia del derecho.

 Estudio genitourinario: Las ecografías renal y pélvica fueronnormales, en la ecografía inguinoescrotal se apreciaron testes de características normales en el interior de los conductos peritoneovaginales y en la cistografía se evidenció RVU grado III-IV bilateral.

Los estudios de neuroimagen realizados al nacimiento (Ecocerebral y TAC craneal) fueron normales. A los 6 meses de vida se realizó una RMN cerebral que mostraba retraso en la mielinización.

Se realizaron EEG, potenciales evocados de tronco y visuales, ECG y ecocardiograma que fueron normales. El estudio oftalmológico objetivó cataratas en los núcleos de los cristalinos y colobomas papilares en ambos ojos. La serie ósea no mostró anomalías.

A los 6 meses de edad, se realizó determinación de colesterol y sus precusores en suero mediante cromatografía de gases, confirmando la identidad de los picos con espectometría de masas, siendo los resultados:

– Colesterol: 442 (µmol/l (valores de referencia entre 0 y 12 años: 1,1-7,1 mmol/l)

– 7-dehidrocolesterol: 272 (µmol/l (valor normal < 1(µmol/l)

– iso-dehidrocolesterol: 176 (µmol/l (valor normal: no detectable).

 Evolución

Durante los primeros meses de vida el paciente ha presentado múltiples procesos infecciosos respiratorios, que en ocasiones han precisado ingreso. Al 4º mes de vida se inició tratamiento sustitutivo con tiroxina y al sexto aportes dietéticos extras de colesterol a 30 mg/k/día y ácidos biliares, sin obtener mejoría clínica ni analítica en revisiones posteriores (colesterol total = 36mg/dl a los 11 meses de edad). A los doce meses de vida, mantiene hipotonía axial severa, sin sostén cefálico aunque con aceptable contacto con el medio, dificultad para la alimentación e importante estancamiento ponderoestatural (peso al 12º mes 4.150 g, talla 59 cm y PC 39 cm).

Esta entrada fue publicada en Casos Clinicos, Temas y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s